Instagram

Triabona

Entrevista a Julián Martínez Alonso

¿Cuándo se calzo por primera vez unas zapatillas de clavos? ¿Quién le animo a la velocidad?

Mi primer contacto con el atletismo fue a los 7-8 años. La “culpa” la tiene mi madre y el magnífico profesor de educación física que tenía en el Colegio Toscal-Longuera (Diego Rodríguez Álvarez). Me apunté a atletismo como actividad extraescolar y tuve la suerte de que el monitor fuera Pedrito García Estévez, que me entrenó durante esos primeros años y que después fue mi masajista durante toda mi carrera deportiva. Ya de pequeño destacaba en el patio del colegio por mi velocidad pero durante muchos años también hice otras disciplinas, especialmente de saltos. De hecho mi primera participación en un Campeonato de España fue en Pruebas Combinadas de pista cubierta cadete, y mi primera medalla nacional fue en salto de longitud cuando, siendo promesa de primer año, salté 7,44m, consiguiendo así ganar la medalla de bronce del Campeonato de España Promesa y Récord de Canarias Absoluto (el Récord de Canarias fue gracias a otro salto de 7,33m de ese día ya que el de 7,44m fue con viento ligeramente ilegal).

Fue internacional en seis ocasiones ¿recuerda aquellas convocatorias?

Si, por supuesto. Fueron experiencias maravillosas. Las 3 primeras fueron en categoría Sub23 y, aunque no suelo darle mucha importancia ya que para mí los resultados hay que hacerlos en categoría absoluta, cabe destacar que quedé 5º en el Campeonato de Europa Sub23 con mis compañeros de relevo 4x100m. Fue una pena porque con un poco más de suerte quizás habríamos conseguido una medalla.

Al año siguiente por fin llegó mi primera internacionalidad con la selección absoluta y además el debut fue nada más y nada menos que en el Campeonato de Europa Absoluto. Allí me quedé a un solo puesto (5 centésimas de segundo) de pasar a semifinales en los 200m.l. En ese mismo campeonato fui reserva del equipo 4x100m de España que consiguió un meritorio quinto puesto.

Esa temporada terminó con mi mejor recuerdo y mi mayor logro. Participé en la Copa del Mundo y obtuve el séptimo puesto en los 200m.l. Fue una experiencia increíble. Compartí hotel con muchos de mis ídolos, conocí personalmente al que por aquel entonces era casi un dios para mí (Jon Drummond, con el cual me hice 2 fotos y me firmó una de mis zapatillas), firmé cientos de autógrafos, corrí ante miles de personas en el estadio y millones por televisión… Muy bonitos recuerdos.

Años después llegó la que fue mi última internacionalidad en los Juegos del Mediterráneo. Fui finalista en los 200m.l. y corrí el relevo 4x100m donde nuevamente quedamos quintos a escasas centésimas de la medalla.

Estuvo a las órdenes de Ramón Luis Herrera ¿estuvo con él desde sus inicios hasta el final de su carrera deportiva? ¿Qué tal como entrenador, le daba mucha caña?

Como he mencionado antes de niño entrené con Pedrito García Estévez pero llegó un momento en el que él pensó que lo mejor era que empezara a entrenar más seriamente con Ramón. En cuanto a Ramón como persona solo puedo decir cosas buenas y como entrenador no hay más que ver los resultados de sus atletas; son su mejor aval. A mí me llevó a lo más alto, igual que hizo después con Nana Jacob y con muchos otros atletas con los que a día de hoy sigue cosechando triunfos.

En cuanto a si me daba caña… bueno esto es atletismo y si quieres tener resultados tienes que sacrificarte y muchas veces sufrir hasta límites insospechados. Eso es lo que marca la diferencia entre la gloria y el fracaso

Fue representado por el herreño Juan Alberto Armas Morales ¿fue de los primeros atletas que contaba con un agente deportivo?

Alberto Armas es un gran amigo y magnífico profesional pero por desgracia cuando empezó a representarme mi carrera deportiva ya estaba cerca del ocaso. Durante mis mejores años mi manager fue Miguel Mostaza, que en ese momento era uno de los mejores managers del mundo. La verdad es que salvo brillantes excepciones como las de Iván Ramallo y Mario Pestano en Canarias eso de tener manager todavía no era muy normal.

Con 19 añitos ficho en el CEAT Cajacanarias ¿Este fue su primer equipo? Estuvo cuatro temporadas en el club lagunero ¿verdad?

Mi primer equipo fue el Puerto Cruz Realejos. Luego, a los 19 años como bien dices, fiché por el CEAT, que por aquel entonces era el salto natural igual que hoy en día es fichar por el Tenerife CajaCanarias cuando alcanzas cierto nivel. Fueron bonitos años de experiencias en ligas canarias y nacionales que nunca olvidaré.

En 2007 ficho por el Tenerife Cajacanarias ¿Qué supuso para usted estar involucrado y ser protagonista de ese proyecto ilusionante? ¿Vivió el ascenso a división de honor?

Por aquel entonces yo estaba fichado en mi propio club, el cual habíamos creado solo 1 año antes. Pero Toni y Fernando, representantes de CajaCanarias, se pusieron en contacto conmigo para explicarme el proyecto del Tenerife CajaCanarias. La idea era formar un club 100% canario encabezado por los mejores y más mediáticos atletas del momento y de los últimos años e insistieron en que yo debía formar parte de ello. Era imposible negarse a un proyecto tan bonito, ilusionante y ambicioso, y con más razón si venía de la mano de CajaCanarias, empresa que me mostró su apoyo desde mis inicios y sin la cual ni yo ni muchos otros atletas hubiéramos llegado hasta donde llegamos.

Allí pasé mis 2 últimas temporadas. Vivimos la alegría del primer año de subir de segunda a primera división y al año siguiente de primera a división de honor (máxima categoría nacional). Curiosamente el día de ese último ascenso también fue el día de mi retirada como atleta.

Campeón de España promesa en 200m y al año siguiente en Absoluto en esa misma distancia ¿Qué supuso para usted ambos oros?

Fueron un broche de oro perfecto a 2 temporadas muy duras y sacrificadas. Es muy recompensante, y nada fácil, ver que todo el trabajo realizado da sus frutos justo en el momento adecuado.  Además gracias a ambos oros, y a las marcas realizadas, me clasifiqué para los Campeonatos de Europa Sub23 y Absoluto respectivamente. También fueron un punto de inflexión en mi mentalidad y abrieron mi visión a lo que podía conseguir.

Premio Leyenda Deportiva de Los Realejos entregado por el alcalde Manuel Domínguez

Su mejor marca en los 100m creo que fue de 10.46 con 22 años ¿Cuánto entrenaba para volar de esa manera?

Efectivamente, en el 2002 corrí en 10.46 y al año siguiente creo que podía haber estado cerca de 10.30-35 pero una lesión en la primera competición de verano lastró toda mi temporada.

Mi entrenamiento, entre semana, consistía en 2-3h de gimnasio por las mañanas 4-5 días por semana y otras 2-3h de entrenamiento en la pista todas las tardes. Los sábados entrenábamos 2-3h por la mañana en la pista. Y los domingos merecido descanso.

Su especialidad me atrevería a decir que fue el 200m, en está distancia tiene nada más y nada menos que 21.00 también en la campaña de 2002. Llego a estar en el segundo puesto del ranking nacional ¿verdad?

Sí. Ese fue mi mejor año. Recuerdo que ningún español me ganó en esa temporada, salvo el gran David Canal, que ese mismo año fue Subcampeón de Europa.

En la temporada 2007/2008 solo compitió en un 60m donde lo hizo en 7.02 ¿Las lesiones fueron las culpables de su pronta retirada del tartán?

Sí. Por desgracia no tuve suerte con las lesiones. Tuve una serie de pequeñas lesiones, en los momentos menos indicados, que no me dejaron dar mi 100% durante algunas temporadas. Luego llegó una lesión un poco más grave. Una fuerte tendinitis en el tendón de Aquiles me apartó de las pistas durante meses y tuve que curarme en Barcelona. Después de aquello mi cuerpo, y sobre todo mi mente, no volvieron a ser los mismos y provocaron mi retirada prematura. De todas formas mi filosofía es alegrarme y enorgullecerme por lo que conseguí, en lugar de lamentarme por lo que podría hacer sido.

¿Qué piensa cuando ves ahora por televisión a todo un portento como Bruno Hortelano, rebajando y pulverizando récords tras récord?

Lo de Hortelano tiene un mérito tremendo. Ojalá pueda mantenerse muchos años a ese nivel y darnos muchas alegrías. De todas formas, sinceramente, a día de hoy soy mucho más fan de otras disciplinas y de otros atletas extranjeros con los que tengo amistad.

Lejos de las pistas de atletismo ¿Cómo es su vida a día de hoy?

Feliz. Vivo en el Puerto de la Cruz. Disfruto de esta maravillosa isla que tenemos pero además también me encanta viajar y descubrir nuevos rincones en otros países y continentes. Intento mantenerme en forma en el gimnasio y sigo vinculado al mundo del atletismo ya que a través de mi empresa tengo relación con muchos de los mejores atletas mundiales de la actualidad.

Post a Comment