Entrevista a Norberto Chávez Oliva

Entrevista a Norberto Chávez Oliva

Un accidente de moto lo dejó en silla de ruedas con apenas 30 años de edad. El 9 de agosto de 2008 todo cambio para él. A día de hoy NorbertoChávez Oliva es el primer y único paratriatleta de Canarias. En la actualidad Norberto reside en Toledo pero visita regularmente su pueblo natal de La Orotava. Es reclamado en infinidad de foros deportivos y empresariales para ofrecer sus charlas de motivación y participa, dentro y fuera del Archipiélago, en pruebas de triatlón, especialidad olímpica, de enorme exigencia, que combina la natación, el ciclismo y el atletismo. Norberto para mí es más que un gran atleta, un héroe, todo un ejemplo de superación y una grandísima persona.

¿Humberto, como es tu vida antes y después de aquel fatídico accidente?

Pues antes trabajaba en la construcción, hacia deportes los fines de semana y alguna tarde que podía salía a correr y poco más. Salía en moto, me gustaba salir en moto y a partir del accidente mi vida cambio. Al principio un amigo me dijo que si mi vida había cambiado a peor y yo le dije que no, que había cambiado y punto, ni a mejor, ni a peor, ahora no puedo hacer cosas que podía hacer antes pero ahora en todos estos años desde el 2008, en estos nueve años casi pues he hecho cosas que antes ni me las hubiera imaginado, ni pensaba hacerlas y alguna que pensaba que no era capaz también y las he hecho ahora así que eso, ha cambiado simplemente.

¿Anteriormente al accidente ya practicabas algún deporte?

Bueno hacía deporte pero cuando podía, jugaba en un equipo de futbol aficionado que no entrenábamos ni nada, solo íbamos los sábados a jugar y ya está. Después si me gustaba ir a correr cuando salía de trabajar o los fines de semana y con la bicicleta alguna vez me iba por el monte pero de paseo, no en plan de entrenar, ni nada, a disfrutar del monte y ya está.

¿Porque decidiste convertirte en un atleta de elite con todo lo que eso acarrea de esfuerzo y sacrificio?

Bueno al principio no tenía ni idea lo que era el deporte así casi profesional y empecé un poco para mantenerme en forma, para recuperar un poco los músculos que me faltaban, después de nueve meses en el hospital me quede sin fuerza, flojo y empecé hacer deporte para recuperar un pocola forma más o menos buena un poco para ser independiente, no estar pidiendo ayuda todos los días y al final eso me llevo a ir buscando deportes para ya empezar un poco a competir ya que como estaba entrenando podía competir también un poco. Empecé con el atletismo, después iba a nadar un poco para relajar los músculos y después un amigo me recomendó de comprarme una bicicleta, una HandBike y un poco para cumplimentar los entrenamientos y como ya tenía ya el atletismo, la bicicleta y la natación pues ya empecé un poco en el triatlón también.

¿Que nos podrías decir de tus padres Gregorio y María Candelaria, además de tus tres hermanos que siempre han estado ahí y respaldado incondicionalmente?

De ellos no puedo decir nada malo, desde el primer momento después del accidente han estado ahí apoyándome. Cuando me caí con la moto el primero que llego ahí fue mi hermano José, le explique como estaba, lo que había pasado y claro, él fue el encargado de decírselo a mis padres y a toda la familia. Yo siempre he dicho que desde el principio ha sido más duro para ellos que para mí, aunque yo sea el que lo padece ellos estaba ahí siempre pensando cómo puedo estar, que es lo que se me pasará, al final yo sé como estoy al final del día, si me duele algo me duele a mí, si me pasa algo me pasa a mí e intentando estar siempre bien, lo mejor posible y ya está. Siempre han estado ahí, los ocho meses que estuve en el hospital en Toledo estuvieron mis padres ahí conmigo todo el día, mis hermanos iban siempre que podían y solo puedo estar agradecido a ellos.

¿Cuál es el próximo reto que te has planteado?

Ahora mismo pensaba correr hoy en la segunda carrera de “Todos con Liam” pero por problemas de salud, un poco de fiebre y una infección en una herida que tengo pues no podre correr. El día 14 de octubre voy a estar en la media maratón del Puerto, la media nocturna. El 9 de diciembre estaré en la maratón de Lanzarote un año más, desde que empecé a competir creo que solo he fallado un año, esta será la séptima vez que voy o algo así y ya el año que viene pensar un poco a ver por donde lo enfocamos.

¿Te ves en el 2020 en los juegos olímpicos de Tokio?

No, no, el nivel que hay para entrar a unos juegos es muy duro, muy alto y ya solo intentar estar a ese nivel conlleva sobre todo un sacrificio económico del que no dispongo y después de tener esa capacidad de llegar a ese nivel y mantenerlo. La gente que va a los juegos son gente que está compitiendo todo el año, en las mejores carreras del mundo, son elite, profesionales que van invitados a todas las carreras, participan en mundiales y a pesar de eso no todos tienen la oportunidad de ir a unos juegos. En España por ejemplo hay tres que son muy buenos que a nivel internacional, están en la elite de los diez o quince mejores pero después no tienen la posibilidad de entrar a unos juegos. En un mundial pueden quedar el quinto, el sexto, séptimo pero en unos juegos no van y en el atletismo ahora mismo hay dos atletas profesionales paralímpicos que incluso en los Juegos de Río a pesar de tener las mínimas para ir, a uno no lo llevaron, en Londres paso lo mismo, tenían la mínima los dos y también solo llevaron a uno, a pesar de esolo que te digo, el sacrificio económico que hay que hacer para llegar a ese nivel para que luego además de tener las marcas, te elijan o no.Soy conscientes desde el principio del nivel que tengo y de las limitaciones que tengo dentro del deporte, no estoy a ese nivel, tengo la suerte de que me invitan alguna carrera de ámbito internacional en el que puedo estar con todos ellos, con los mejores del mundo pero para hacernos una idea, en una maratón los buenos corren esa distancia en silla en una hora veinte, una hora veinticinco, una hora treinta, dependiendo la durezade la carrera y yo la carrera la hago en dos horas, dos horas diez, dos horas y cuarto pero eso, todavía bajar de las dos horas lo veo imposible.

Con pocos meses de entreno te plantaste en el Campeonato de España de Atletismo Adaptado IPC celebrado en el Estadio de Chapín de Jerez de la Frontera y allí consigues entorcharte un bronce en los 100 metros lisos en silla de ruedas y subir al podio junto a Jorge Navarro Fernández y Rafael Botello, ambos reconocidos atletas del equipo paralímpico español y con gran trayectoria internacional ¿Cómo recuerdas aquella prueba?

Estaba empezando, me puse en contacto con el seleccionador nacional que era en esos momentos Juan Carlos, un chico de Las Palmas y le dije que quería ir a ver el campeonato, quería ir a ver el ambiente que se vivía en un Campeonato de España, de conocer un poco la gente que participaba y eso y el directamente me dijo que si iba a ir que me llevara la silla y que participará, pues le hice caso. En esa prueba corrimos tres y quede tercero. Ya en ese momento me di cuenta el nivel que había, pero bueno empecé a trabajar más duro todavía y poco a poco voy recortando distancias, lo que pasa que claro, un poco lejos todavía.

¿Crees que las instituciones públicas apoyan y prestan de la misma manera a los de deportes minoritarios en general y al adaptado en singular?

Está claro que no, en cualquier sitio el futbol, el baloncesto y poco más son los que se llevan la mayor parte y después el resto de deportes son los que tienen que estar ahí batallando y seguir molestando para que nos hagan caso. En mi caso tengo el apoyo del Ayuntamiento de La Orotava y de ninguna institución más, ni Cabildo, ni Autonómico. Para llegar a esas ayudas hay que estar entre los tres primeros de un Mundial, de unos Juegos y claro, eso es imposible ahora mismo.

¿Cómo está tu pequeño Martín?

Martín bien, tiene dos años y medio ahora y bueno, no para, sabe perfectamente lo que me pasa porque voy así, lo que puedo hacer, lo que no, el sabe lo que puede hacer y lo que no conmigo y bien. Cada día el aprende cosas nuevas de mí y cada día me enseña un montón de cosas a mí también.

¿Cómo son tus sesiones diarias de entrenamiento? ¿Cuantas horas sueles hacer para combinar tantas disciplinas?

Pues depende del día entreno una sesión, dos sesiones o tres, algún día cuatro sesiones que meto gimnasio y bueno como ejemplo, preparándome para el Ironman, las sesiones más largas son de siete horas, a lo mejor un domingo pues tengo seis o siete horas de bicicleta donde hago 120, 150 kilómetros y luego entre semanas pues se reparte, natación, atletismo o ciclismo, atletismo con gimnasio, se va repartiendo un poco. Puedo entrenar eso de una hora hasta siete al día.

¿Siempre te vemos correr con una camisa de la marca catalana Tuga? ¿Te ayuda o patrocina esta importante firma deportiva?

Si la verdad que tengo la suerte de contar con ellos. Me puse en contacto con ellos a través de correo electrónico y hable directamente con el jefe y bueno, un día coincidimos en una carrera en Castellón, una carrera que patrocinaban ellos, una carrera de montaña, le dije que yo iba a estar por ahí, que si podíamos hablar, pues allí mismo hablamos, le conté lo que hacía, como lo hacía y la primera pregunta que me suelen hacer todas las empresas es que si puedo ir a unos Juegos, me lo pregunto y le dije que no, que había un nivel muy alto y bueno, le conté un poco los planes que tenía, el nivel que tenía y a partir de ese momento, en ese instante me dijo que sí, que tenía su apoyo de forma indefinida. Me dijo eso, “si viene Nike y te ofrece un millón de euros pues por llevar su ropa yo no tengo problema pero mientras no pase eso tienes ropa todas las temporadas”.

¿De tu extenso y dilatado palmares con que prueba es con la que te quedarías y porque?

Siempre que corro una maratón, este año por ejemplo estuve en la Maratón de Paris y fue una experiencia increíble, con los mejores del mundo también, correr por Paris, ver gente por todos lados a lo largo de todo el recorrido fue increíble. La maratón de Lanzarote también es especial porque desde el principio se han volcado con el deporte adaptado y también nos tratan como a uno más, como elite y bien. Yo creo que me quedo con la primera que intente el Ironman de Lanzarote que bueno, pude terminar la natación y después me recorrí prácticamente toda la isla con la HandBike y llegando al Puerto del Carmen me equivoque al final y me fui para el otro lado y me faltaron los últimos cinco kilómetros de los 180 del recorrido en bici y no pude terminarla, me encontraba bien para terminar la maratón en silla, llegaba bien, llegaba con ganas pero no pudo ser, me quede con las ganas y las sensaciones esas de poderla haber acabado y sin duda fue un día especial porque sufrí como nunca había sufrido pero disfrute también del ambiente de la carrera, recorrer la isla entera yo solo sin nadie al lado es una pasada.

Siempre sueles ayudar y colaborar por las buenas causas pero el pasado 20 de mayo competiste en el Ironman de Lanzarote para recaudar fondos para la Asociación ACTAYS y ayudar también al pequeño Liam, el único afectado por la enfermedad de Tay-Sachs en las Islas Canarias ¿Cómo te sentiste cuando viste que gracias a tu gesta se consiguieron más de 3000 euros por la causa?

A ver, no pude terminar la carrera, en la natación había un poco de corriente y no podía nadar bien y tuve que abandonar pero el saber que se había conseguido los tres mil euros e incluso se había superado un poco más esa cantidad pues ya con eso estaba más que satisfecho. Me quedo la espinita ahí de la carrera de no terminarla y poder entrar ahí por Liam y por Actays sobre todo, por todos los niños que estaba ahí luchando pero lo importante fue hacer esa aportación entre todos y seguir ayudando.

Y para ir terminando ¿Qué le pides a la vida?

Pues yo a la vida no suelo pedirle mucho. A veces nos ponemos metas difíciles y al final se tuercen las cosas, salen por otro lado o no salen bien y no sé. No suelo pedir nada o mucho pero por pedirle algo no sé, que cambiara el mundo un poco. Que los gobiernos dijeran que hace falta, donde y venga, que dieran soluciones y para todos, para Tay-Sachs, para el hambre, para todo, eso es lo que le pediría.


FACEBOOK