Entrevista a Abel Antón

Entrevista a Abel Antón

Abel Antón representa la gloria española en una de las pruebas más duras del atletismo, el maratón. En esta disciplina, el corredor soriano logró coronarse dos veces campeón del mundo (Atenas 1997 y Sevilla 1999). Además, también cuenta con importantes logros en distancias menores, en las que se forjó antes de dar el salto a la maratón: oro en 10.000 y bronce en 5.000 en el Campeonato de Europa de Helsinkin 94, plata en 3.000 en el Campeonato de Europa de Pista Cubierta (La Haya, 1989) y bronce en 5.000 en el Europeo de Pista Cubierta del 93. Con motivo del V Clinic Tenerife Martín Fiz celebrado en Los Rejales del 7 al 9 de julio pudimos tener unas palabras con él.

Hola Abel, ¿cómo llevas la inactividad? ¿A qué te dedicas en la actualidad?

Bueno la verdad que la inactividad se puede decir con más actividad que cuando éramos profesionales porque yo a lo que me dedico es fundamentalmente a dos tiendas de deportes que tengo en Soria en la ciudad donde vivo, entreno por las tardes un grupo de atletas entre ellos Estela Navascués que estuvo en la olimpíada de Río y bueno los fines de semana voy a conferencias como carreras populares, etc., etc. Hago aproximadamente te digo, entre veinticinco o treinta anualmente ósea, que casi todos los fines de semana.

Vienes como invitado al Clinic, ¿Has estado muchas veces en Tenerife?

He estado muchas veces en Tenerife y como buenos recuerdos de siempre no pero bueno voy a recordar cuanto más tiempo atrás que fue la primera vez que vine aquí a Tenerife a correr el cross de La Laguna hace nada menos que treinta y dos años cuando tenía veintiuno o veintidós años, que era un chavalín y que la verdad lo tengo como muy buen recuerdo porque me vine con mi mujer que era mi novia en aquel entonces y la verdad que me lo pase muy bien por aquí.

¿Cuándo vas a correr en la actualidad, sigues mirando el reloj con exigencias?

Yo creo que no, ahora es todo lo contrario. Yo corro simplemente por pasármelo bien, por divertirme y cuando voy corriendo y me veo bien corro y cuando me veo mal aflojo y ya está. No tengo la obligación de ganar y de nada, por lo tanto lo que hago ahora es de disfrutar y de pasármelo bien.

¿A qué edad es buena para empezar a realizar medias maratones y hasta cuando piensas que se puede salir a correr? Tú lo haces de hora en hora, ¿correr sólo media hora sirve para algo?

Bueno yo creo que sí, si lo haces todos los días y si lo haces dos veces en semana también sirve pero ya no tanto. Creo que hay que hacer un mínimo cuando sales a correr de unos cuarenta minutos por lo menos y hay que hacerlo tres o cuatro veces en semana y de esos días uno tienes que intentar llegar a los cincuenta minutos o una hora, yo creo que ahí es cuando realmente nos sirve para algo.

¿Y cómo se gestiona el famoso «muro»?

Bueno el muro yo creo que se gestiona entrenado. Si tú vas preparado normal y no has hecho las cosas bien ese muro te va a llegar antes del kilómetro vamos a poner treinta y cuatro, treinta y cinco que es cuando te llega el muro. Si has hecho las cosas mal te va a llegar en el treinta y si lo has hecho bien te va a llegar pero más tarde y si te llega en el treinta y cinco puedes aguantar muy bien la carrera.

¿Cómo ves el panorama del maratón en los próximos años?

Vamos a enfocar el maratón de atletas europeos o atletas blancos con atletas africanos no. Yo veo que cada vez hay más diferencia, que cada vez es más difícil ganarles que cuando en nuestra época y pienso claro que si ellos están corriendo en 2:02 y nosotros estamos en 2:07, 2:08, 2:09 va hacer muy difícil conseguir ganar una olimpiada o un campeonato del mundo a esos niveles.

¿Cómo afrontaste tú el debut en Berlín, sentiste los nervios típicos?

Siempre cuando eso tienes los nervios de la competición y sobre todo Berlín que era un antes y un después para mí dentro de la maratón. Yo venía de correr los juegos olímpicos de Atleta dos meses antes y dije bueno, me paso a la maratón y si me va bien en Berlín sigo haciendo atletismo y si me va mal dejo el atletismo, estamos hablando que ya tenía treinta y tres años no. Llego a Berlín ahí como un novato, a debutar en una maratón y gano la maratón de Berlín que es una de las mejores maratones del mundo en la que siempre se bate récords del mundo ahí y bueno que te voy a contar. La anécdota es que soy el último blanco que ha ganado esa maratón en el año 96, eso significa lo difícil que es ahora ganar esa carrera, por lo tanto una gran satisfacción y bueno eso me hizo seguir cinco años más en el atletismo y conseguir ganar en Londres y los dos campeonatos del mundo.

Creo que tu hija María Abel es ya toda una crack del atletismo ¿Tu hijo también está siguiendo tus mismos pasos?

Bueno a ver, Daniel tiene un problema se ha dedicado al futbol. Fundamentalmente el problema es porque cuando tú tienes a un padre que destaca en un deporte y el que tu hagas ese deporte como hijo y no tengas el nivel psicológicamente te afecta un poco no, que te exijan algo que a lo mejor lo tienes muy difícil de ser y ellos se dedican a otras cosas por no oír hablar no y entonces él se ha dedicado al futbol y ahora está jugando al futbol pero bueno se lo pasa bien que es lo que importa.

Abel, triunfaste en Atenas y en Sevilla, pero un campeón como tú también habrá tenido momentos malos, cuéntanos

Si yo creo que he tenido dos momentos fundamentalmente malos en mi carrera deportiva, uno de ellos fue precisamente en unos juegos olímpicos no, he estado en cuatro, dos olimpiadas más o menos bien pero otros dos un poco defraudado. En Atlanta corrí la final de 10000 metros, quede el trece en la final pero no me sentó muy bien en el que Haile Gebrselassie, Paul Tergat en aquella época me sacaran una vuelta en la final de los 10000 metros, yo creo que eso para mí fue traumático por eso me pase después al maratón y triunfe más en esa distancia. Esa fue una parte que me sentó mal deportivamente y bueno otra fue en los juegos olímpicos de Sídney en maratón que quede en el puesto cincuenta y tres en la final. Venía de ganar el mundial de Sevilla y bueno era de los favoritos para ganar y una lesión ese verano dos meses antes de la competición me dejo un poco en el traste y no competí pues al nivel que yo quería o la ilusión que yo tenía de conseguir una medalla olímpica y yo creo que esas dos han sido mis mayores decepciones.

¿Cuál fue tu relación con Fiz durante la competición y cómo es ahora? Sois muy grandes.

Con Martín yo empecé a los trece años. La cercanía de Soria con Vitoria hizo que ya compitiéramos juntos en pruebas regionales y ya desde juveniles, junior, siempre hemos sido rivales desde pequeñitos y bueno nuestra relación siempre ha sido buena, siempre ha estado bien pero llego un momento en el mundial de Atenas que nuestra relación ahí si un poquitito se distancio un poco no, por la rivalidad de los mejores del mundo compitiendo, gana uno, gana otro, o sea yo creo que ahí fue una rivalidad nuestra y sobre todo de la afición no, del público, vamos a poner un Barsa Madrid o sea prensa, a nivel de prensa nos separaron un poco durante dos años pero luego ya fue transcurriendo todo, yo gane el mundial de Sevilla y ahí empezó otra vez nuestra relación a funcionar mucho mejor y luego ya nuestra retirada en Madrid los dos juntos ahí en la final de nuestra carrera en la Milenium Maratón de Madrid y yo creo pues ahí todo ha ido mucho mejor y ahora somos muy buenos amigos.

¿Qué piensas de la fiebre que se está creando entorno al running?

Yo creo que es bonito no, cuando antes empezabas en esto del atletismo te decían el loco este corriendo y ahora el que no hace deporte o no hace nada ya casi dicen que es el raro, yo creo que eso ha sido un cambio muy importante para la sociedad, fundamentalmente para las mujeres porque yo creo que hoy en día están corriendo más mujeres que hombres lo único que a la hora de competir les cuesta un poquito más pero que si es verdad que la gente se ha dado cuenta que hacer ejercicio, hacer algo como correr, el irte a la montaña es bueno para su salud y lo hacen simplemente para sentirse bien por lo tanto que eso es bueno para todos.


FACEBOOK